Una ley aprobada en el año 2015 se perfila como la tabla de salvación para miles de PyMEs y autónomos ante la crisis en la que el coronavirus ha hecho sumirse a España. Hasta ese año, solo las empresas podían hacer uso de este beneficio. Sin embargo, a partir del nuevo enfoque que la ley tomó, ahora puede ser utilizado por particulares y autónomos, quienes obtendrán los mismos beneficios que una gran corporación.

¿Por qué la ley de segunda oportunidad es la solución para pequeñas empresas y autónomos en el marco del coronavirus?
Desde que se ha declarado la cuarentena, no solo las calles de España han quedado vacías, sino también sus empresas. El confinamiento ha impedido que los clientes puedan desplazarse a sus empresas favoritas para realizar sus compras habituales, mientras que los autónomos han perdido la posibilidad de prestar sus servicios.
Si creíamos que todo esto se terminaría con el final de la cuarentena impuesta por el Gobierno, estamos en un grave error.
En esta situación, son muchos los negocios que van a tener que cerrar y muchos los autónomos que no han dejado de contraer deudas. Desde luego, la ayuda de 660€ al mes algo ha sido un paliativo para muchos. Otros, sin embargos, deben hacer frente a gastos fijos como alquileres y proveedores que superan en mucho esa ayuda que puede parecer irrisoria. Por ello, son muchas las empresas y los autónomos que se ven obligados a cerrar. En este caso, la decisión más sabia es la de acogerse a la Ley de Segunda Oportunidad.

¿Qué permite hacer esta ley?
Esta ley permite a una persona, bajo una serie de circunstancias y cumpliendo una serie de condiciones, ser exenta de todas sus deudas. Suele producirse cuando la persona liquida una gran parte de su patrimonio (hay unas partes exentas) y permite quitarse de encima deudas a las que no se puede hacer frente en muchos años. Es por ello que puede ser un instrumento ideal para poder empezar de nuevo y no vernos ahogados por las deudas.
Desde luego, las condiciones de acceso a esta figura legal están tasadas y hay que cumplir una serie de requisitos. Es por eso que lo mejor es que se ponga en contacto con nuestra asociación si desea hacer uso de esta figura legal. Nosotros podremos asesorarle.
Esta medida no ha sido utilizada de forma masiva por el empresario y la persona física de España. Existe un gran desconocimiento acerca de su alcance y una fuerte desconfianza con respecto a la accesibilidad a ella. Sin embargo, a partir de este momento se convertirá en la catapulta de los sectores empresariales y de personas físicas más vulnerables del comercio.

¿A quién va encaminada?
Es importante notar que la ley de segunda oportunidad está enfocada sobre todo para los autónomos y para personas particulares, no para empresas. No obstante, en nuestra asociación también podemos ayudarle y asesorarle de cara a indicarle cuáles serían los pasos a adoptar para conseguir salvar la situación económica de su empresa y evitar contraer más deudas si debe liquidarla.

Medidas adicionales para PyMEs
Además de la ley de segunda oportunidad, otras han sido las decisiones que se han adoptado en el marco de la crisis por la COVID19. Entre las que cabe destacar:

• Potenciamiento de los acuerdos para el refinanciamiento de la deuda
• Impulsar más soluciones al respecto del concurso de acreedores
• Promover el acuerdo extrajudicial de pagos
• Propuesta anticipada de convenio

Los economistas también han planteado medidas de apoyo para los juzgados del área mercantil, así como también aumentar la existencias de equipos y tecnologías que promuevan la implementación de la justicia telemática.