¿Qué medidas se aplican en materia de alquileres e hipotecas con el coronavirus?

De la noche para la mañana, el clima se volvió tenso en castigado territorio español. El Covid-19 avanzaba sin tregua, sacando de sus puestos de trabajo a las personas que dependían de este para subsistir. El pago de las hipotecas comenzaba a hacerse imposible y el sindicato de arrendatarios hacía oír sus amenazas de impagos de rentas. Ante tal situación, el gobierno finalmente ha decidido pronunciarse al respecto y adoptar una serie de medidas que permitan la moratoria en el pago de hipotecas y retrase el pago de renta por concepto de alquileres. A tales efectos, se amparó en el Real Decreto-ley 11/2020, del 31 de marzo, el cual habilita la implementación de medidas complementarias en el terreno de hipotecas y alquileres, para así reducir los estragos del coronavirus.

Medidas adoptadas por el gobierno para frenar los efectos del Covid-19

El Real Decreto-ley 11/2020 contempla a los arrendatarios que se encuentren en situación de vulnerabilidad que han incurrido en la moratoria del pago de la renta o de las condonaciones que esta genera. Dependiendo del grado de vulnerabilidad del arrendatario, se estipulará la obligatoriedad o no de estas.

Por otra parte, se contemplan ayudas económicas por parte del Estado para aquellos arrendatarios en tal situación y que no puedan llegar a un actuar de moratorias con sus arrendadores y que tampoco puedan afrontar el pago de la renta por la vivienda que se encuentran alquilando.

Objetivos del Real Decreto-ley

Responder a la situación de vulnerabilidad: pretende atender la delicada situación en la que han caído los arrendatarios de viviendas comunes por efectos del avance de la pandemia del coronavirus. El Decreto-ley toma en cuenta tanto a quienes se encontraban en dicha situación antes del advenimiento de la enfermedad como a las personas que pasaron a padecer la vulnerabilidad a partir de la expansión del virus.

Impedir el traslado de la vulnerabilidad a los pequeños propietarios: mediante la adopción de estas medidas, se evita que para resolver la situación de los arrendatarios, sea necesario volver más vulnerables a los pequeños propietarios.

Movilizar los recursos necesarios: al hacer los movimientos estratégicos pertinentes, los recursos se ponen a disposición de la resolución de la frágil situación que envuelve al arrendatario actual.

Viviendas que reciben el amparo del Decreto-ley

El nuevo Decreto-ley se creó para contemplar la situación de los arrendatarios de viviendas amparadas por la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994. Por ende, no beneficia a quienes se encuentran arrendando las siguientes viviendas:

  • Viviendas de rentas antiguas
  • Locales comerciales u oficinas

Otra distinción que realiza es la de tomar en cuenta la condición del arrendador. Es decir, distingue entre aquellos que son propietarios de una cantidad menor a diez inmuebles urbanos y aquellos que perciben rentas por una propiedad cuya área es superior a 1.500 m2.

Moratoria en el pago de hipotecas por Covid-19

El gobierno también ha decretado la posibilidad de solicitar la moratoria en el pago de las hipotecas a quienes hayan perdido su puesto de trabajo o que hayan sufrido una baja en sus ingresos a causa de la pandemia del coronavirus.